El valor de los datos “basura”

Gracias por Compartir
Por: Benjamín Bruenger, científico de datos de MachineLab
Adrián Cadena, gerente de Fugu Ecuador

El tema de Big Data lleva a una consecuencia directa, la analítica y predicción de datos, que gana relevancia para las empresas nacionales y multinacionales. La cantidad de datos crece de manera vertiginosa. A más de los datos que produce una empresa internamente, también hay una gran cantidad de datos que se produce en redes sociales como Facebook, Twitter, blogs, etc.

De todos estos datos, lo importante radica en la calidad más que en la cantidad o acumulación de datos. La calidad se mide por el aporte de los datos a la toma de decisiones y a la veracidad dada porque la información la comparten los propios usuarios.

La empresa, hoy por hoy, debe analizar y utilizar inteligentemente estos datos para decisiones gerenciales, comerciales y de producto.

Al momento, hay algo más importante que la cantidad de los datos, es el tiempo con que se genera y se utiliza los datos así como la calidad de los mismos, el análisis arrojará resultados de acuerdo a cómo fueron obtenidos y procesados.

Los datos considerados como basura son aquellos que no tienen un valor atribuido y que de momento no son de mucho interés para la toma de decisiones, además, son percibidos por los directivos actuales en la mayoría de las empresas de Latinoamérica como datos que:

• No sirven para mejorar el valor de los datos o resultados de un análisis en la empresa.
• Son datos que no están relacionados con los objetivos y metas de la empresa
• Y tienen una influencia directa que desvía los datos o el promedio.

Debido a ello, se analiza un universo pequeño de datos. Por lo general, solo los datos de ventas, facturación, estudios de mercado y más, los mismos que existen en la empresa y que están disponibles sin mayor esfuerzo.

Sin embargo, en la analítica, los datos mal llamados “basura” son parte de esos “tesoros ocultos” y una oportunidad del Big Data para utilizarlo como recurso estratégico del análisis de la “data social” que en este momento gobierna tendencias, productos, decisiones de compra, tendencias de mercado y más.

Si una empresa logra analizar sus datos basura en una manera metódica y rápida, sus metas estratégicas tendrán un objetivo claro. Si una compañía prevé presentar un nuevo producto, posicionarse en varios nichos de mercado, realizar un benchmarking o análisis de marca tiene la opción de recurrir a fuentes como Facebook o Twitter, que agregan “sentimiento” a los datos y los vuelve más certeros y apetecibles para la compañía que le apuesta a un análisis de este tipo.

Los directores de las áreas de Marketing o Comerciales de las empresas tienen la opción, una vez tomada la decisión, de utilizar análisis de estos datos, definir una amplia variedad de parámetros demográficos como: edad, país, género, y otros, aspectos como tipo de actor e interacción, hashtag, links, tipo de medio, tópicos top, sentimiento, etc.

La conclusión fundamental es que el uso de estos datos llamados ahora basura forma parte de la toma de decisiones a nivel gerencial, comercial y de producto.

Con las herramientas tecnológicas para extraer toda la data de estas redes sociales y combinarlas con la información y datos estructurados de la propia empresa se establece un universo más amplio de clientes, consumidores, y productos.

Finalmente, los datos basura tienen valor y peso, llegaron para quedarse y convertirse en el nuevo oro de las empresas.

Gracias por Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *