Electrosmog: un creciente problema de salud pública

Gracias por Compartir

El crecimiento de la industria tecnológica es indetenible. Cada  día son más las opciones que tiene el  consumidor para disfrutar de los avances tecnológicos de miles de dispositivos, una situación que sin duda brinda mayores comodidades pero que de forma oculta encierra a los seres humanos, animales y medios ambiente en una nube de contaminación electromagnética.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la contaminación electromagnética avanza silenciosamente hacia un problema de salud pública, afectando a la población en general; a diferencia de años atrás, cuando las interferencias eran un problema exclusivo de empleados de instalaciones  industriales.

Noxtak, una empresa nacida con el fin de brindar soluciones completas, sencillas y económicas para contrarrestar los efectos de la creciente polución electromagnética existente en el medio ambiente, trabaja para la reducción de esta contaminación por medio de aparatos tecnológicos, que permiten limpiar la interferencia de los mismos, Noxtak ofrece soluciones en la erradicación del creciente problema de salud pública.

Pero, ¿Qué puede causar el electrosmog? Hablar de electrosmog o contaminación electromagnética es concienciar sobre la exposición del ser humano y animales a la radiación generada por artefactos eléctricos tan comunes como: teléfonos celulares, emisores de Wifi, teléfonos, laptops, televisores, tablas, escáneres de seguridad, hornos microondas, entre muchos otros.

Esto significa riesgos para la salud ya que el ser humano puede enfrentarse a pérdida de la calidad del sueño, alteraciones nerviosas, problemas inmunológicos, riesgo de tumores cancerígenos, y otros. Enfermedades y riesgos que se presentan en seres humanos, animales y el medio ambiente.

Para evitarlo, Joaquín Machado, CEO de Noxtak sugiere a la población tomar conciencia de los efectos y consecuencias que las radiaciones pueden tener sobre la vida. Es por eso que recomienda lo siguiente:

  • Usar equipos cableados eléctricos de calidad (usualmente son los más costosos). Observar que posean entrada a tierra.
  • Evitar exceso de conexiones eléctricas alrededor de la cama.
  • No tener en el dormitorio el router de Wifi.
  • No dormir con la televisión prendida.
  • Evitar las llamadas telefónicas. Usar mensajería.
  • Evitar al máximo hablar por celular, ni usarlo en sótanos o lugares subterráneos o cerrados entre muchas edificaciones porque las emisiones son mayores.
  • No colocar los dispositivos prendidos junto a los órganos sexuales.
  • No colocar las laptops directamente sobre las piernas.
  • No dejar cargando el celular toda la noche.
  • No colocarse el teléfono celular debajo de la almohada para usarlo como despertador. Si se usa como despertador, reproductor de música o películas en la noche antes de dormir, colocarlo en modo avión.
Gracias por Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *