Gestión Estratégica de Proveedores cumple una función táctica en IT

A la par que el desarrollo tecnológico y las buenas prácticas del negocio surgen tendencias y conceptos que permiten optimizar la labor del gerente de IT.

La gestión Estratégica de los Proveedores, según Germán Pancho, Director de la Maestría de Gerencia de Sistemas y Tecnologías de la Información de la Universidad de Las Américas, es una disciplina que todo líder de un área de tecnología o de un área a fin debe tomarla como elemento clave para su gestión. “Todo CIO debe conocer cuáles son las  empresas proveedoras de herramientas de tecnología útiles para apoyar las operaciones de la organización”

La gestión de proveedores, entre otras cosas, se refiere  al trabajo de relación de quienes ofrecen servicios con los encargados de la organización y cuyo objetivo principal es alcanzar la mayor calidad a un precio adecuado. Sin embargo, Germán Pancho señala que no hay que minimizar ni el concepto ni su incidencia en la organización. “la gestión estratégica de proveedores no es algo informal y sencillo sino que requiere de un alto grado de análisis de los proveedores que tiene o espera conseguir la empresa”

Los proveedores están conscientes del papel que cumplen y de su interacción para agilizar los procesos en las empresas, además, de la necesidad de un acercamiento directo con los gerentes de tecnología.

Alejandro Codón, Country Manager de Inova Solutions en Ecuador, empresa proveedora de soluciones de tecnología,  considera fundamental llegar a los gerentes de IT y sostiene que esa interacción no debe basarse únicamente en la relación precio- calidad, sino en el valor agregado que dan los distintos proveedores y tiene que ver  con estándares de calidad,  solución efectiva de problemas y la capacidad de demostrar el conocimiento.

Una nueva estructura para la gestión

Germán Pancho, Director de la Maestría de Gerencia de Sistemas y Tecnologías de la Información de la Universidad de Las Américas,  sugiere realizar una clasificación de los proveedores, plantea tres grupos de clasificación dependiendo de la función que cumplen en las empresas.

1.- En la primera categoría se encuentran aquellos proveedores que soportan la empresa, los considerados como commodities, es decir que tratan temas de base, en donde se encuentran redes, sistemas operativos, data centers y, en el caso de software, los sistemas contables, sistemas de gestión de archivos y otros.

2- Proveedores que son estratégicos para la empresa, es decir, que por sus soluciones, sistemas o aplicativos soportan la parte más importante de la misma y estos pueden ser clave para destacar una diferencia competitiva de la organización. En esta categoría se incluyen los proveedores que manejan toda la parte de analítica e inteligencia de negocio.

3.- Los “cool vendors”, que son pequeñas empresas de varias partes del mundo que están realizando aportes importantes respecto a innovación en el tema tecnológico por sus productos o soluciones.

Las buenas prácticas para definir contratos

Al hablar de contratación en la gestión estratégica de proveedores es necesario tomar en cuenta los niveles anteriormente mencionados. En el caso del primer nivel se recomienda generar acuerdos por niveles de servicios o de atención, este es un contrato escrito entre un proveedor de servicio y la empresa con objeto de fijar el nivel acordado para la calidad del servicio, en donde ambas partes llegan a un consenso.

Para el segundo grupo, es necesario tener acuerdos a largo plazo ya que son los proveedores con los cuales siempre debe estar vigente la plataforma o prestaciones tecnológicas. Germán Pancho considera que no es una buena práctica en general tener acuerdos anuales, ya que requiere de una utilización de recursos innecesaria; tener un contrato por dos o tres años da sustentabilidad en el flujo económico de proveedores y por lo tanto, generan esfuerzos para mantener esas cuentas.

Alejandro Codón comenta que un contrato a largo plazo puede limitar la modernización  porque en términos de tecnología no es posible tener el mismo producto o solución por un extenso periodo de tiempo.

La estrategia a utilizar en la tercera categoría es la realización de pequeños acuerdos, en los cuales la empresa se compromete a hacer pruebas de viabilidad tecnológica para saber la repercusión que tendrá esa solución, producto o servicio en la empresa.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here