¿Cómo ha llegado BlackBerry hasta aquí?

Eduardo Galeano escribió: “Somos aquello que hacemos para cambiar lo que somos”. En esas está BlackBerry. Por segunda vez en dos años. En enero de 2013 presentó BlackBerry 10 y, como decía una compañera de carrera con cierto gusto por el pesimismo antropológico, “todo puede salir mal siempre”. No queda duda de que a nivel comercial ha sido poco menos que una catástrofe. El stock que ha quedado sin venderse es enorme, especialmente del modelo Z10, que ya fue señalado como culpable hace unos cuantos meses de los malos resultados económicos de la antigua RIM.

Si 2013 empezó mal, acabó peor. 2012 se había cerrado como un año negro para la historia de la compañía de Waterloo. Las cuotas de mercado de los principales países del mundo habían caído. Todas. BlackBerry se había tomado un descanso en cuanto al lanzamiento de nuevos productos para centrarse en pulir el que iba a ser su tabula rasa, y esto aceleró la caída.

La diferencia es que en enero de 2013 cabía la esperanza. Cabía pensar que BlackBerry 10 iba a poder revertir la situación. Se venía de tiempos muy malos, pero había algo a lo que aferrarse. El 30 de enero de 2013 hasta Alicia Keys parecía que iba a tener un buen papel en la empresa. Se anunció la nueva plataforma y las nuevas Z10 y Q10. Llegaron posteriormente las primeras reviews. Y no eran demasiado halagüeñas.

BlackBerry en México, Argentina y España

mex-arg-esp

¿Qué pasaba mientras tanto en el resto del mundo? Más de lo mismo. De porcentajes heterogéneos se llegó al punto en el que nadie sube del 2 %. Especialmente graves fueron los casos de Reino Unido, quien entre 2010 y 2012 sirvió de balón de oxígeno a BlackBerry, Francia, e Italia.

BlackBerry resto del mundo

resto-mundo

iOS y Android lo han acaparado todo de tal manera que apenas dejan hueco para que Windows Phone continúe vivo tratando de crecer y lográndolo de una forma humilde. En el caso de países con un nivel de renta menor (además de a Latinoamérica incluyo a España, claro), tiene incluso la posibilidad de superar a iOS en cuota de mercado de forma al menos puntual.

¿Cómo hemos llegado a esto?
Entre las causas que pueden llevar a un gigante de los dispositivos móviles a un panorama como este, ahí van algunas claves:

Aferrarse a un nicho cada vez más residual. BlackBerry se caracterizó (y en el imaginario de muchos lo sigue haciendo) por sus dispositivos con teclado QWERTY físico. En 2008 podía valer. Y valió. Pero cada año que pasaba, la competencia le marcaba el camino pasándose a dispositivos sin teclado físico. BlackBerry continuó con ellos y lo pagó caro.

A su vez, escasa experiencia en el otro tipo de productos. El ejemplo perfecto es BlackBerry Z10: ¿qué ofrece que no ofrezcan otras alternativas ya asentadas y que tenga valor para el usuario? BlackBerry quiso pasarse a un terreno en el que nunca había jugado. El resultado: diferenciación cero, y un ecosistema que no estaba como para echarlo a los leones.

blackberry

¿Qué viene ahora?

Hablar a toro pasado es fácil, claro. E incluso ventajista en muchos casos. Aunque al menos en mi caso, será que no avisé, también en época de vacas gordas: “lo que va a triunfar es el modelo del iPhone, con buen ecosistema y sólo pantalla táctil”. Sobre el futuro, muchas voces apuntaron a un mismo e hipotético escenario de cara al futuro por parte de BlackBerry: software.

Internet of Things, a.k.a. Internet de las Cosas, puede suponer un nuevo cojín para BlackBerry en los próximos años. A ello le ayuda su vocación desde hace muchos años de empresa global, que se ocupa de software y hardware de forma simultánea. En su blog ya hablaron de que Internet de las Cosas es sólo el comienzo y de su capacidad de transformación. Bienvenidos a Project Ion.

Coche conectado y QNX. QNX, como sistema operativo de tiempo real con muestras continuas de datos, es un serio candidato a convertirse en protagonista en otra historia que acaba de empezar, la del coche conectado.

Y de nuevo, software. Con la presentación de BBM multiplataforma, y pese a lo accidentado de su llegada, demostraron ser capaces de volver a crear la suficiente expectación para un producto que no tenía nada de nuevo y que además llegaba tarde y con una competencia feroz.

Adiós a la BlackBerry que hemos conocido. Si he de mojarme con alguna predicción, iré a lo relativamente seguro: la BlackBerry que todos conocemos hasta ahora no va a volver. Nunca. No veremos a una compañía volcada con sus dispositivos porque se ha quedado sin mercado como para que le vuelva a salir rentable fabricarlos. BlackBerry ahora evocará a software. Y quizás ni siquiera a software final para el consumidor, sino ofrecido directamente a empresas que hagan de intermediarias.

Fuente y Foto: alt1040

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here