La guerra contra el narcotráfico, al instante en las redes sociales en México

Gracias por Compartir

Cada mañana miles de mexicanos, especialmente del norte del país, consultan redes sociales como Twitter o Facebook -a veces desde sus teléfonos móviles- para informarse de balaceras o disparos en la calles, un ritual que ejemplifica cómo la violencia del narcotráfico copa cada vez más espacios.

“Peatones en el centro reportan ráfagas y persecusión, alguien mas?” (sic) pregunta en internet BalaceraGDF, una cuenta que alerta lo que ocurre en las calles de Guadalajara, segunda ciudad mexicana. Como ése, son cientos los reportes que diariamente ponen en guardia sobre problemas de seguridad.

Algunas de esas cuentas son institucionales, como las creadas por varias ciudades del Estado de Tamaulipas (noreste, en la frontera con Estados Unidos), entre los más afectados por la violencia del narcotráfico, y que a comienzos de año decidieron difundir en tiempo real reportes de sus patrulleros.

“La intención es establecer mecanismos de comunicación para terminar con rumores que salen de la red social e informar lo que sucede en tiempo real”, explica Juan Triana, director del Gobierno municipal de Reynosa, ciudad de 500.000 habitantes en Tamaulipas y vecina de McAllen en Estados Unidos.

“Antes de llevar a mi hijo al colegio yo consultó mi BB (Blackberry) para checar lo que hay en las calles, para no hallar una sorpresa”, dice telefónicamente a AFP Rosario León, empleada de una tienda en Reynosa.

En Tamaulipas y en el vecino Estado de Nuevo León, también fronterizo con Estados Unidos, ha arreciado desde febrero la violencia asociada al narcotráfico.

Según un informe del Gobierno mexicano, el noroeste del país es blanco de una sangrienta disputa entre el Cártel del Golfo y Los Zetas, dos de los siete carteles que operan en el país, que deja más de 1.300 muertos.

“Ejército patrullando #sanfernando con retenes imprevistos….buen día a todos”, dice un mensaje de un usuario que se identifica como ‘conductorerrant’ desde San Fernando, el poblado de Tamaulipas donde ocurrió a fines de agosto la matanza de 72 inmigrantes de Centro y Sudamerica que iban hacia Estados Unidos y atribuida a Los Zetas.

Un poco más allá, desde el puerto de Tampico, la cuenta ‘infotampico’ pregunta: ¿”Alguien más supo de los 4 ahorcados de hoy en el puente?”. Incluso un usuario alerta desde Ciudad de México: “Movilización policíaca en Periférico, evite la zona”.

Con una prensa amenazada -al menos 10 periodistas mexicanos han sido asesinados este año- esos reportes en directo “están desplazando el papel de los medios de comunicacion; en México hay noticias de primer orden que aparecen primero en las redes sociales”, dice a AFP Leobardo Hernández, investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (Unam).

Hernández cita el secuestro del ex candidato presidencial Diego Fernández de Cevallos, del “que se ha conocido más en las redes que por los medios”, según este investigador coautor del libro ‘Seguridad y delincuencia en internet’ y que prepara un nuevo texto sobre el terrorismo en la Red.

Pocos días después del secuestro, la principal cadena de televisión del país Televisa, anunció que no difundiría más información del plagio y la fiscalía anunció que sólo daría información en comunicados que no volvieron a aparecer.

Desde entonces los informes sobre Fernández de Cevallos, aún secuestrado, se han multiplicado en la Red.

Pero las redes sociales no sólo sirven para prevenirse de balaceras o violencia, advierte Hernández. También los grupos criminales pueden usarlas para amenazar, obtener información de víctimas o evadir la acción de autoridades.

“Ese es uno entre muchos usos, nadie puede dudar del beneficio de las redes sociales, pero también implican riesgos, sobre todo porque exponen en un foro público información privada”, subraya.

Fuente: AFP.

Gracias por Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *