Ecuador hacia la tendencia de pagos móviles

Gracias por Compartir

Según Price Waterhouse Cooper, en su estudio Los Medios de Pago, un paisaje en movimiento, señala que el efectivo aún es el medio de pago masivo en el mundo. Según estimaciones aproximadas, el 85% de las transacciones y el 60% del valor de las mismas se realizan con dinero contante y sonante, y en la región de Latinoamérica un 95% de las operaciones se hacen con dinero físico.

El motivo principal, según el estudio, es que la población está poco bancarizada. El 61% de los latinoamericanos están fuera de los circuitos de las entidades financieras.

Sin embargo, las transacciones distintas del efectivo están creciendo a buen ritmo, sostiene el estudio. Entre 2008 y 2012 lo hicieron con una tasa media anual de casi un 20%. El canal con mayor proyección es el de las tarjetas de crédito y de débito y representan ya el 81% de los pagos que no se hacen en cash, frente al 70% del año 2000.

Gracias a las nuevas tecnologías de la información y el uso de dispositivos inteligentes los hábitos de consumo y la manera de adquirir los productos han cambiado. De hecho, los servicios de datos son clave en este proceso. En Ecuador según la Agencia de Regulación y Control de las Telecomunicaciones, Arcotel, a mayo del 2015, existe un total de 15.793.210 líneas activas, de las cuales 925.461 están habilitadas con servicio de datos.

Estos usuarios ahora buscan en línea, seleccionan el objeto de su preferencia y al pagar lo pueden hacer también en línea a través de distintos mecanismos de pago o utilizar los canales tradicionales. Esa posibilidad de estar en red y cambiar de canales según la disponibilidad para los usuarios permite estar en ubicuidad, como lo señala Marco Pueyrredon, presidente del Instituto Latinoamericano de Comercio Electrónico eInstituto.

Además, el consumidor introduce nuevos habilitadores de compra e incorpora dispositivos o smartphones como un nuevo canal. En esta segunda revolución digital aún más grande, dice Pueyrredon, el consumidor está teniendo una buena experiencia para resolver asuntos más complejos a través de un dispositivo móvil.

El nuevo consumidor formado digitalmente está más informado y carece de tiempo, tiene nuevas necesidades que deben cubrir las empresas de servicios y retail. Así, por ejemplo, se debe entender al cliente con respecto a lo que quiere y cómo quiere consumirlo o pagarlo, comenta Ricardo Alonso, gerente Corporativo de Comercio Electrónico de Falabella, empresa de retail que desarrolla su actividad comercial a través de varias áreas de negocio, siendo las principales, la tienda por departamentos.

“Y si la tecnología no está yendo como una solución a la necesidad de un consumidor probablemente esté equivocada, subinvertida y sobreinvertida porque la tecnología tiene que responder a un qué quiero frente a ese consumidor o potencial consumidor y no tomar la tecnología para ver que hago con ella”, señala Alonso.

Julius Odian, gerente Corporativo de Desarrollo de Falabella, hace hincapié en que en una estrategia de comercio electrónico los gerentes de TI deben ir de la mano de los gerentes de negocios porque son ellos quienes están más cerca del consumidor.

Falabella tiene varios canales para pagos de consumo y entre ellas están pagos en efectivo en sucursales físicas; pagos contra entrega, pagos a través de la emisión de tarjetas de pre-pago, pagos sobre plataforma on line, etc. y son alternativas que facilitan la vida al consumidor que no tiene tarjeta de crédito, indica Odian.

Aunque el consumidor compra por precio, la comodidad y la conveniencia son variables importantes cuando se trata de movilidad y formas no tradicionales de pago. Hay muchas iniciativas como la billetera digital u otros mecanismos para facilitar flujos de compras a través del uso de la billetera electrónica asociada a datos, menciona Odian.


Gracias por Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *