Hacia la movilidad sostenible

Gracias por Compartir

Dado el rol esencial que juega el transporte en la prosperidad económica sostenida y con la intención de proveer de una nueva y mejor forma para que las autoridades de la ciudad midan la salud de su red de movilidad y su disposición para avanzar a un futuro más responsable con todos, se creó el El Índice de movilidad de la ciudad de Deloitte (DCMI), donde resaltan tres temas claves:

1. Performance y resiliencia. La movilidad urbana debe ser eficiente.
2. Visión y liderazgo. La movilidad urbana requiere innovación, coordinación entre los interesados, dirección y planificación para lograr un sistema de alto rendimiento, flexible e inclusivo. Este segundo tema analiza cuán deliberados y progresistas son los líderes de una ciudad con respecto a sus futuras necesidades de movilidad.
3. Servicio e inclusión. La movilidad urbana debe ser accesible para todos los residentes. Las ciudades ejemplares en esta categoría ofrecen cobertura generalizada y tiempos de espera modestos para el transporte público, opciones asequibles y formas fáciles de usar para acceder a una variedad de modos de transporte.

El auto privado no desaparece, se optimiza.
Nuestra visión de la movilidad urbana inteligente hace hincapié en el transporte activo y el transporte público. Nuestro análisis revela una serie de consecuencias perjudiciales de la excesiva dependencia de los  automóviles privados, incluyendo la congestión, la contaminación y accidentes. Si las ciudades siguen creciendo y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE) predice que el 70 por ciento de la población mundial vivirá en áreas urbanas para 2050, entonces los actores públicos y privados deben encontrar formas de mover personas y bienes de manera que maximicen el uso del espacio y minimicen dichos costos sociales.

Sin embargo, los automóviles privados pueden funcionar bien en algunas circunstancias y son una parte importante del panorama de la movilidad. Se deben pensar en formas de optimizar su uso. Por ejemplo, al aumentar la propiedad privada con carsharing. Pero ojo, que mientras el transporte público no mejore, nadie preferiría bajarse de su auto para subirse a un bus.

Aunque Ecuador no consta en este índice, sí es necesario considerar varios de estos aspectos para poder avanzar hacia una movilidad sostenible.

Gracias por Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *