INSURTECH …..¿seguro?

Gracias por Compartir

Por Rubén Díaz Silva

Consultor de Transformación Digital

“En Ecuador no hay cultura de seguros, al ecuatoriano no le gusta asegurar”,  pensaba mientras regresaba su laptop al maletín y se cuestionaba la venta que no había concretado

La reacción de su cliente y amigo que bordeaba los 60 años, frente a la oferta de una solución  basada en inteligencia artificial, una aplicación móvil para cotizar coberturas, le había dejado sin piso.

En su cabeza le retumbaba aún ese comentario “ pensé me habías llamado para una oportunidad de negocios seria”.

¿Cómo es que las aplicaciones y plataformas para irrumpir en uno de los mercados financieros más antiguos del mundo, -el de los seguros-, no sea una buena idea en Ecuador?

¿Irrumpir con nuevas soluciones en un buen mercado maduro es un mal negocio? ¿Seguro? ¡De eso se trata la irrupción! El mercado de seguros en Ecuador es el típico escenario listo para ser irrumpido: y es que los seguros en Ecuador son negocio que no ha cambiado mucho en mucho tiempo, es decir siempre hay productos nuevos, pero los canales y los clientes casi que son los mismos. Al mismo tiempo grandes segmentos de la población no están cubiertos.

¿Hacia dónde va el mundo? El año pasado según Accenture, se invirtieron USD 2.3 billones en start-ups y aplicaciones insurtech. Sí bien la cifra es aún “baja” (el mercado global de seguros es de USD 4.2 trillones de dólares al año), viene creciendo rápidamente cada año. (Según Mc Kinsey sólo fueron USD 140 millones de USD de inversión en el año 2011)

En este preciso momento algún grupo de jóvenes irrespetuosos y un tanto naive, están desarrollando una aplicación para hacer masivos los seguros en Ecuador, o para mejorar con inteligencia artificial y data science las tablas actuariales (o como quiera que se llamen). La oportunidad potencial es inversamente proporcional a la creatividad que le han metido al mercado los operadores incumbentes.

Si hay algo seguro si uno revisa la historia es el cambio, y en el mundo digital el cambio es la constante. Este mismo país donde “no hay cultura de compras en línea” le está yendo bien a OLX y Mercadolibre.com, así como yasta.com y otros.  La presente revolución digital que vive el mundo no respeta canas, historias, mercados, instituciones ni nada. Allí donde se abra un nicho alguien lo ocupará y eventualmente lo destrozará. Pregunten a los hoteleros que opinan de AirBNB, pregunten a los taxistas que opinan de Uber y Cabify, mercados “maduros y seguros” durante años.

Dadas las características estructurales de éste negocio, va a ser un tanto complejo que las Insurtech compitan por espacios con las aseguradoras tradicionales, lo más probable es que empiecen a complementarse antes que a atacarse, como ha sucedido en otros lugares. Pero nuevamente nada está escrito en piedra. Gran porcentaje de aplicaciones Insurtech se especializan en cotizaciones y atención de reclamos al cliente personal. También hay una gran cantidad de aplicaciones para aplicar inteligencia artificial a todo el monstruo del análisis que hay detrás de una aseguradora. Otro ramo interesante de operaciones es proveer con data en tiempo real a las aseguradoras sobre el comportamiento de los asegurados.

Un amigo que lidera el área de tecnología en una empresa de seguros, me dijo que ellos están transformados digitalmente y que están listos para cualquier cosa porque sus procesos están 100% digitalizados. Le dije que le dé una llamada al CIO de la cadena Marriot y que le pregunte si acaso ellos no estaban 100% digitalizados al momento de ser embestidos por Airbnb. Se trata del modelo de negocios, le dije.

Creo que la solución para estar todos “seguros” en el área de seguros es ponerse en área incómoda e insegura; como dice el emprendedor  Gary Vaynerchuk, todos los días hay que sacarse a uno mismo fuera del mercado (hacia arriba) porque es mucho más divertido hacerlo uno a que alguien más lo haga. Sino pregúntele a Kodak.

Gracias por Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *