“La ingeniería inversa es positiva para descubrir el conocimiento”

Gracias por Compartir

El proyecto Centro de Desagregación Tecnológica y Desarrollo Industrial del país (CDT), del Ministerio de Industrias y Productividad (MIPRO), empezó su trabajo en la zona de planificación 3, cubre las provincias de Cotopaxi, Tungurahua, Chimborazo y Pastaza y está en capacidad de atender en cuatro áreas:  ingeniería inversa, prototipado, mecanizado y electrónica industrial.

Pablo De La Torre, Subsecretario de Desagregación, Tecnología e Innovación Industrial del Ministerio de Industrias y Productividad, señala que el objetivo de los CDT es impulsar la producción nacional de paquetes tecnológicos, y al momento, se han realizado pruebas de prototipado rápido con un éxito del 50 %.

En esta entrevista al Subsecretario de Desagregación, Tecnología e Innovación Industrial del Ministerio de Industrias y Productividad  abordamos distintos aspectos de los servicios de los CDT, sobre todo aquellos  relacionados con la tecnología inversa.

1.- ¿El tema de ingeniería inversa es controversial desde qué punto de vista lo han definido ustedes? Y, desde la creación de estos centros ¿han tenido alguna demanda relacionada con la propiedad intelectual de algún fabricante?

El tema de ingeniería inversa significa diversas cosas para diferentes personas. El proceso de ingeniería inversa, en sí mismo, no se refiere a la creación de una copia o cambiar el artefacto de alguna manera, es un análisis para deducir las características de diseño de productos con poco o ningún conocimiento sobre los procedimientos implicados en su producción original.

En algunos casos, el objetivo del proceso de ingeniería inversa puede ser simplemente una re-documentación de sistemas heredados. Incluso cuando el producto de la ingeniería inversa es el de un competidor, el objetivo puede no ser copiar, sino realizar un análisis que permita mejorar la competitividad entre los industriales.

La ingeniería inversa también puede usarse para crear productos interoperables, cuyas interfaces son totalmente conocidas y pueden funcionar con otros productos o sistemas existentes o futuros y eso sin restricción de acceso o de implementación.

Por otra parte, los derechos de autor sobre productos realizados en conjunto serán del industrial y los procedimientos de registro se harán por cuenta del mismo.

En conclusión, la ingeniería inversa es positiva para descubrir el conocimiento que este sector industrial requiere y su adecuada utilización, en observancia de los derechos de sus autores originales, es una contribución al desarrollo de nuestro país.

2.- Según su criterio, ¿Cuál sería la controversia sobre la ingeniería inversa?

La ingeniería inversa tiene como finalidad el descubrimiento y el aprendizaje de procesos para llegar a un producto. En este caso, los ingenieros conocen la técnica o el proceso, no sólo mediante el estudio, la práctica y el trabajo diario, sino también por la ingeniería inversa de los productos que otras empresas producen.

Aprender de lo que se ha hecho anteriormente, a menudo conduce a nuevos productos y avances en los conocimientos técnicos, es decir, desencadena en innovación.

La ingeniería inversa puede ser un medio, para algunos quizá más lento y costoso, para conseguir información sin tener que recurrir a una patente o la publicación, por ello es una fuente eficaz de información.

Las restricciones a la ingeniería inversa deben ser impuestas solo cuando se justifique en términos de las características específicas de la industria y una amenaza específica para ella.

3.-  ¿Cómo manejan éstos temas?

Actualmente, el servicio del CDT se realiza bajo la suscripción de un convenio, que define el alcance de colaboración de las partes. La propiedad de los servicios brindados en el CDT es de la persona o empresa que requiere este servicio, pudiendo el MIPRO utilizar esa información como casos de éxito del proyecto CDT.

4.- ¿Cómo aporta el CDT en la producción local de partes y piezas, reducción de las importadas y en qué tipo de industrias?

El proyecto se encuentra en su fase de implementación. Se ha realizado un levantamiento de información sobre empresas y potenciales productos a desarrollarse en el CDT.

Sobre esta base, actualmente se trabaja con 70 empresas pertenecientes al sector metalmecánico, siderúrgico, aeronáutico y plástico, quienes han manifestado su interés en los servicios del CDT.

Adicionalmente, a la fecha se han brindado talleres de capacitación en la metodología de desagregación tecnológica, abarcando a 298 empresas de las ciudades de Ambato y Latacunga.

Gracias por Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *