Las ciber-amenazas: el desafío permanente de la banca

Gracias por Compartir
Por: Patricio Ramón M., Gerente Senior de PwC

En la actualidad la transformación digital es una realidad indiscutible para la industria de servicios financieros. La encuesta global de PwC, 21st CEO Survey, publicada en el 2018, identifica a la banca como la cuarta industria más afectada por esta ola de cambio. Esta tendencia ya tiene algún tiempo de haber empezado, y si bien, a ratos, puede sonar únicamente como el término de moda, es claro que la mayoría de bancos a nivel global y Ecuador no es la excepción. Ahora están invirtiendo en nuevas formas de mejorar la experiencia del cliente y transformar sus modelos de negocios.

El mismo estudio indica cuáles son las principales amenazas que pueden afectar el crecimiento de los bancos, entre los cuales, se mencionan las ciberamenazas, sobre-regulación, velocidad del cambio tecnológico e incertidumbre geopolítica. Llama la atención que las ciberamenazas sean la primera preocupación de los líderes de las organizaciones.

Localmente, la normativa emitida por los entes de control, de obligatoria implementación en los bancos, ha fortalecido la necesidad de adoptar medidas de seguridad para protección de la información. Inclusive otros requerimientos aplicables a la industria (Ej.: PCI-DSS) han hecho que las inversiones en seguridad sean significativas.

A pesar de lo indicado, a la banca no se la puede ver de manera aislada ya que interactúa con muchos actores de la economía que no tienen el mismo nivel de madurez. De acuerdo al último estudio sobre el estado de ciberseguridad en Latinoamérica y El Caribe realizado por la Organización de Estados Americanos, el Ecuador muestra un nivel de inmadurez en la ciberseguridad con relación a otros países de la región. Los compontes del estudio que muestran menor madurez son: Política y Estrategia, Cultura y Sociedad, y Tecnología. Estos aspectos son fundamentales en un esquema de protección.

Los clientes esperan que sus datos sean usados de manera segura y responsable. Por tanto, proteger su información es uno de los aspectos primordiales que debe cuidar la banca para fortalecer su confianza, misma que se verá reflejada en los resultados anuales.

Los bancos deben tratar las ciberamenazas como un riesgo estratégico y no únicamentecomo uno tecnológico. Los bancos deben vivir la ciberseguridad como un tema cultural de la organización, liderado por la alta gerencia y transversal a todo el banco, extendiendo el perímetro de protección a clientes, proveedores y otros actores importantes. Se debe ir más allá del cumplimiento y considerar la protección de la información como un aspecto tan importante como la generación de nuevos negocios.

Gracias por Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *