El coach necesita una visión integral del ser humano

Gracias por Compartir

El coach es un observador activo que, de alguna manera, da pistas sobre la ruta más adecuada a recorrer en cada caso. En realidad, hay diversas formas de abordar el coach y una de ellas es aquella que procura comprender las dimensiones más profundas de las relaciones humanas, el sentido de los vínculos entre las personas, y la manera en que este influye en los grupos y organizaciones. Este abordaje es difundido por el psicólogo argentino Daniel Taroppio, quien visitó el país hace un par de semanas con el fin de contribuir a la formación de varios coach.

En una entrevista para IT ahora, Taroppio, fundador y actual director de la Escuela de Psicología Transpersonal –Integral, precisó que promueve el coaching transpersonal, el cual propone una visión holística de las personas con base a la inteligencia emocional, espiritual, corporal y mental.

“Las motivaciones profundas de nuestra conducta siempre tienen raíces situadas en la emoción, por lo tanto, una persona que no conoce en profundidad sus emociones y que ignora lo que realmente la mueve en el fondo, jamás ejercerá un buen liderazgo”.

Según su punto de vista, las personas que están a cargo de grupos, saben que más allá de los roles y de las funciones de cada individuo, están en juego otros temas que tienen que ver con la familia de la que cada persona proviene. “Todo lo que no se resolvió en la vida personal se transfiere a las empresas. Por eso resulta difícil lidiar con estos temas”. Es así que, según Daniel, un líder integral es primero aquel que aprendió a conocerse a sí mismo. “Nadie puede inspirar o despertar auténticamente en otros lo que no ha despertado antes en sí mismo”.

Las ventajas del coaching ontológico
Según Priscila Cazar, formadora de coaches, este tipo de coach se relaciona con la posibilidad de transformar al observador, es decir, trabajar más en el quién que en el cómo o en el qué. Esto significa que las herramientas del coaching sean aplicadas en la propia persona, porque el coaching ontológico es un proceso transformacional. “Ontológico quiere decir del ser en cuanto al ser. En el ser humano, además, de la parte racional es un cúmulo de emociones, así como elementos lingüísticos e intuitivos”.

Por esta razón, la especialista considera necesario trabajar en todas estas distinciones del ser que se dejan de lado por el acelerado ritmo de vida actual. Advierte, además, de que el coaching es un proceso.

“Lo que buscamos es que estos procesos no se produzcan a partir de una crisis, sino que las personas siempre estén abiertas a una transformación”. En este sentido, lo que hace este tipo de coach es ayudar a que cada persona se mire a sí misma, porque hay aspectos que el individuo no logra observar por sí solo.

El coach ontológico trabaja en aspectos como dominio lingüístico, que significa poder hacer conciencia del lenguaje que utilizamos en cada momento. Eso significa ser conscientes de las palabras que pronunciamos y de los compromisos que adquirimos.

“En las empresas se produce una dinámica conversacional constante de creación de valor o de resolución problemas. A través de las conversaciones también podemos mejorar las relaciones que tenemos con otros”.

Al hablar sobre las diferencias que hay entre un psicólogo y un coach, Priscila indica que son campos que están entrelazados, porque el coaching tiene una aplicación psicológica, sobre todo, cuando el coach se enfoca en trabajar la conducta de cada persona.

Para la coach Martha Castro, el coach ontológico es una disciplina que aporta una manera diferente de interpretar a los seres humanos, su modo de relacionarse, de actuar y de alcanzar las metas que se proponen para sí mismos, para sus empresas y, por supuesto, para la sociedad.

Uno de los postulados que caracteriza a este tipo de coach es el dominio del Ser, por medio de un aprendizaje transformacional que cuestiona los modos tradicionales de percibir e interpretar, donde las personas y los equipos interrumpen sus patrones de conducta y comportamiento habituales para comenzar a operar con mayor creatividad y proactividad.

Castro recalca que el coach ontológico es un tipo particular de coach, capaz de observar de qué manera los seres humanos construimos interpretaciones acerca de nuestra propia existencia y que son reflejadas por medio de las emociones, corporalidad y lenguaje.

 

Gracias por Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *