La transformación digital es una gestión compartida en Banco D-Miro

Miguel Fuentes, gerente de IT de Banco D-Miro

La transformación de Banco D-Miro, empezó hace cinco años, cuando dejó de ser una Fundación durante 20 años y se convirtió en un banco especializado en micro-finanzas con cobertura  en la costa ecuatoriana.

Con una cartera de 92 millones de dólares y capital noruego, provee microcréditos a sectores vulnerables y no bancarizados de la población. La proyección del banco hacia la digitalización empezó el año pasado bajo un plan estratégico de negocio basado en tecnología. Lenin Loyola, gerente general de Banco D-Miro, señala “lo que hagamos tecnológicamente en la institución responde a cinco ejes estratégicos: desarrollar la marca en el mercado, mejorar el servicio al cliente, mayor eficiencia y cobertura, así como potenciar el negocio tanto en la emisión de créditos como en la captación bancaria local”

Banco D-Miro conserva los principios de Seguridad SD3+C, Seguro por diseño, seguro por predeterminación, seguro por implementación y la comunicación

En la primera fase de esta transformación se implementará el Software T24 de Temenos, un core bancario que reemplaza al que utilizaba la institución. Miguel Fuentes, gerente de Tecnología y Procesos, menciona que el core bancario cubrirá sus necesidades para proyectarse hacia una banca digital,  la creación de nuevos productos  y  la reducción de costos operativos. “Las características de T24 nos permitirá incorporar canales electrónicos, la aplicación de conceptos de ATM propios, efectivo móvil, y adoptar el uso de teléfonos inteligentes con acceso a través de conectividad o uso de SMS, inclusive diseñar productos  B2C para nuestros usuarios”.

Los proyectos de la institución para convertirse en una banca digital incluyen puntos de atención a clientes en ATM para retiros, pago de servicios y de crédito; kioskos virtuales, banca en línea y a su vez la creación de agencias virtuales bajo el cumplimiento de normativas y regulaciones; y la incorporación de  corresponsalías no bancarias para ampliar la cobertura.

Bajo la premisa de que en microfinanzas es vital que el banco vaya al cliente, la institución desarrolla herramientas para reforzar la parte operativa. Loyola explica que el eje de acción serán las microfinanzas con la entrega de créditos para microempresarios; pero también se abrirán hacia la captación de esos mismos  microempresarios como  nuevos nichos del mercado financiero.

En este proceso de transformación la gerencia general y gerencia de tecnología tienen varios retos. Entre ellos, lograr el retorno de la inversión y la seguridad. “En un negocio digital existe una mayor exposición a ataques que vulneren las seguridades, de manera que es necesario, implementar y cumplir altos estándares de seguridad para la provisión de nuevos productos y servicios, señala Miguel Fuentes.

El plan de seguridad está basado en las mejores prácticas de los estándares ISO 27000, política de seguridad interna,  cumplimiento normativo como la norma 3066, donde se analizan las seguridades externas e internas y conceptos de privacidad y confidencialidad siguiendo las normativas para el sector.

Miguel Fuentes, gerente de IT de Banco D-Miro, enfatiza que el trabajo en conjunto permite alinear tecnología con el negocio, de manera que cualquier inversión que se realice IT cumpla con los objetivos de la estrategia de negocio de manera que “no se tecnifique el caos”.  Y en esa línea de acción están abiertos a las fintech que tienen ideas innovadoras pero bajo un análisis detallado no solo de la tecnología con que cuenta la organización, sino también, de servicios, productos, necesidades y requerimientos de los clientes.

No hay comentarios

Dejar una respuesta