De Chief Information Officer a Chief Innovation Officer

Gracias por Compartir

“No hay un área que deba ser más innovadora que el área de gestión de Tecnologías de Información”  y  “el jefe de tecnología termina, casi siempre, convirtiéndose en  jefe de innovación”.  Son frases con lógica, aunque es necesario precisar: Cómo definir si un área es en realidad innovadora o qué tan acertado resulta considerar que el área más innovadora  de una empresa o institución es  IT.

Recordé que alguna vez un viejo amigo, cuyo sobrenombre es “Barba blanca”,  dijo que  “la innovación es llevar un producto nuevo al mercado”.  Una definición simple pero  poderosa, potente aunque también algo dura en la que no muchos están de acuerdo.

Y es que hoy se habla de innovación pero poco la practican. Y es bueno tener definiciones claras en un mar de novelería, snobismo y ganas de no rezagarse en la conversación de moda. A mi criterio, la innovación es llevar una solución nueva a la comunidad,  y para no ofender a los innovadores sociales, diremos  que puede estar o no mediada por el mercado.

En un escenario en el que IT generalmente juega un rol “de apoyo”  es importante analizar cómo es que el CIO se convierte en el responsable de la innovación y cuál es su papel.

Por un lado, la digitalización de la economía que obliga a transformar a la organización en una empresa digital es un factor decisivo que determina  el papel del área gestión de IT y la convierte  en una  parte fundamental de la generación de valor de una empresa cualquiera que sea el área de negocio a la que se dedique, es decir,  si su core de negocio es la venta de pollo fresco, detergentes, servicios hoteleros, bancarios, papas fritas, chocolates o rosas, la información es la materia prima del proceso productivo dentro del escenario de la economía digital o “informacional”.

Además, la innovación requiere como materia prima, creatividad, imaginación, información y conocimiento, variables que pasan por los tubos de sílice que gestiona el área de IT como el habilitador de procesos y tecnología.  De manera que en una empresa realmente digitalizada, la información es la base del proceso productivo y el CIO que  conoce la información y la cultura de la empresa se convierte más en un Chief Knowledge Manager, CKO,  que un CIO y es un visionario que conoce el core de su negocio mejor que nadie.

Finalmente, las empresas requieren innovar  ya no para agradar al cliente y satisfacer sus necesidades, sino para mimarlo, consentirlo y para no quedar atrás en éste juego donde todos los oferentes tratan de atraer la atención del cliente se requiere que las empresas:

Se conviertan en productoras permanentes de innovación,  y el área que usualmente sabe lidiar con ello es  IT porque su entorno a nivel mundial es cambiante y ya lo ha asumido.

Las empresas deben adoptar verdaderos “micro” ecosistemas de innovación en un esquema que les posibilite dedicarse a lo que saben hacer mientras agentes cercanos le ayudan a innovar.  Este esquema es muy similar al de un área de IT bien manejada en la que el  CIO sabe cuáles son las necesidades de la empresa y crea un plan estratégico que integra las herramientas necesarias para apoyar las decisiones de negocio.

El rol protagónico de la información y el conocimiento en la economía actual convierte al área de IT en una agregadora de valor y no de simple soporte.  Su capacidad para organizar la información, materia prima de la innovación,  la convierten en la primera en tener contacto con la innovación; además,  la capacidad de organizar recursos externos estratégicos se puede aplicar en la gestión de un ecosistema de innovación adherido a la empresa; y la experiencia en gestionar el cambio convierten a toda área de IT en la primera para gestionar el cambio integral de la empresa de una empresa de la era industrial a una de la era informacional-innovacional.

Gracias por Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *