Por qué la NASA, bancos y gobiernos eligen software open source

Gracias por Compartir

El software open source, también llamado como código abierto, supone un modelo de desarrollo y venta único e innovador: no se comercializa bajo licencia sino por suscripción. Tampoco se desarrolla puertas adentro de la compañía, sino que se crea a través de una comunidad mundial de desarrolladores, empresas y clientes que trabajan en proyectos conjuntos de construcción de productos software. Conforme estos maduran y mejoran -a una velocidad imposible de igualar por parte de las corporaciones de software propietario debido a la cantidad de gente que contribuye a mejorarlos-, muchos de estos proyectos se convierten en productos de la misma compañía.

En contraste al método de innovación tradicional corporativo, en el que una empresa mantiene su laboratorio de investigación y desarrollo puertas adentro, con un presupuesto limitado, es clave resaltar que el modelo de desarrollo de software open source es totalmente opuesto.

Al ser abierto no está en la compañía ni tiene un presupuesto determinado. Se basa en comunidades de desarrollo, en las cuales contribuyen millones de personas: desarrolladores, empresas, clientes, partners, usuarios, y la propia compañía. Es como un área de Investigación & Desarrollo, pero que funciona alrededor del mundo, con millones de especialistas que contribuyen en la innovación para crear nuevos proyectos de software, mejorar los existentes y detectar y resolver ‘bugs’ en los productos en cuestión de minutos. En un modelo de innovación cerrada, el tradicional de las compañías de tecnología, con departamentos de I&D sustancialmente menores y la velocidad de los avances en innovación es mucho menor.

Mejor es compartir

“La clave del éxito de este código abierto está en “compartir”; compartir para innovar y probar los productos con mayor rapidez. Es necesario invertir mucho tiempo y dinero en las comunidades, contar con ingenieros dedicados a trabajar en ellas en diversos proyectos de software relacionados con infraestructura, middleware y sistemas cloud”, afirma Sebastián Cao, LATAM Chief Architect en Red Hat, Inc.

Cuando un proyecto de estos ha alcanzado la madurez suficiente, compañías informáticas, como Red Hat, pueden transformarlo en un producto de clase empresarial, lo comercializa bajo suscripciones anuales a las empresas. Estas suscripciones presentan diversos modelos, que incluyen servicios, implementación, y un soporte de primera clase.

Las empresas pagan por estos servicios, y pueden poner a sus organizaciones de IT a modificar el código del producto para adaptarlo a sus necesidades, dado que la licencia del open source es abierta. Asimismo, la empresa cliente que hace mejoras al producto (que son avaladas por la propia comunidad), debe compartir obligatoriamente estas mejoras con la comunidad global.

En un esquema de este tipo, las empresas tienen la posibilidad de participar del ‘roadmap’ del producto, un beneficio original y superior que Red Hat ofrece a sus clientes.

Tendencia natural

Fue el software open source el que impulsó la mayoría de las innovaciones tecnologías que tuvieron lugar en los últimos años, como la infraestructura construida por Android, las grandes nubes públicas como Facebook, Twitter, Google, Amazon y muchas otras que no habrían sido posibles sin la existencia y la madurez actual del software open source.

Respecto de empresas y gobiernos, en Latinoamérica, grandes usuarios de Red Hat son, por ejemplo, los gobiernos de Argentina, Brasil, Chile, la Bolsa Mexicana de Valores, Caja de Valores en Argentina, PAMI, ANSES, Jefatura de Gabinete, OSDE, YPF, SUBE; en Brasil Bovespa, Petrobras, Caixa Seguros y tantas otras en toda la región.

El 50% de las transacciones de las bolsas mundiales corren sobre Red Hat. El 90% de las empresas Fortune 500 usan productos Red Hat, como también el 100% de las aerolíneas, bancos comerciales, empresas del sector salud, telecomunicaciones, y departamentos de gobierno de EE.UU que hacen parte de la lista. En Colombia, compañías como UNE, Bancolombia, Avianca y la Bolsa de Valores de Colombia utilizan software de Red Hat.

En la región hay sin duda un gran movimiento “autónomo” hacia las soluciones open source. Prueba de esto fue el último anuncio de ganancias de Red Hat, que si bien muestra una tendencia global, se aplica a cada una de las regiones en las cuales opera la compañía.

Los ingresos del segundo trimestre totalizaron USD 723 millones, que representan un incremento interanual del 21 %, logrando un crecimiento excepcional durante 62 trimestres consecutivos, marcando una fuerte tendencia entre las organizaciones de IT por apostar a soluciones de software open source para gestionar sus negocios. Las razones: más innovación, más flexibilidad y menor costo.

La fuerte demanda de tecnologías hace posible la computación en la nube híbrida, la cual ha contribuido a acelerar el aumento en los ingresos en la primera mitad del ejercicio fiscal. En el segundo trimestre, el crecimiento total de los ingresos se da como consecuencia de las tecnologías relacionadas con el Desarrollo de Aplicaciones y otras tecnologías emergentes.

Este es un gran momento para Red Hat en la región. Las empresas buscan modernizarse, y la tecnología open source puede ayudarlas a transformar sus aplicaciones actuales, a actualizar sus data centers y a prepararlas para el futuro en la nube. Red Hat puede brindarles la capacidad para innovar con productos como OpenStack y OpenShift para construir aplicaciones cloud, hoy una demanda creciente en el mercado.

Gracias por Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *