Tendencias: Hacia dónde va CCTV?

Gracias por Compartir

Mucho se ha hablado de seguridad de la información y seguridad informática como elementos importantes para la protección de los activos de las organizaciones y los datos que conforman el core del negocio. Sin embargo, en la actualidad el concepto es más amplio. Ya no se remite solo a riesgos de informáticos y ciberdelincuencia, sino un entorno, que abarca la seguridad física y la incorporación de la denominada seguridad electrónica. Todo este sistema a favor de proteger la integridad, confiabilidad, confidencialidad, disponibilidad y control de acceso empresas, corporaciones, e inclusive el hogar.

Juan Andrés Carvajal, gerente de Marat, señala que la tecnología aporta con herramientas para lograr una mayor confianza a usuarios en temas de seguridad, al punto que hoy en día no se habla no solo de seguridad física sino también de seguridad electrónica. Dos especialidades que se complementan para dar una solución integral y eficiente a los usuarios de hogar o empresariales

La Seguridad Electrónica se compone  en gran medida de recursos técnicos que permiten la seguridad de sitios y personas por mecanismos físicos pero sobre todo dispositivos electrónicos como es el caso de los Circuitos Cerrados de Televisión o simplemente conocidos como CCTV.

Los sistemas de CCTV son herramientas de vigilancia a través de cámaras con tecnología de video analógico en High Definition, HD, o basado en tecnología IP  con  igual o mejor resolución que las antetiores.

En Ecuador, el uso de CCTV está en crecimiento, como lo reconoce Renzo Alva, gerente de Sisegusa, empresa dedicada a proveer soluciones de seguridad electrónica.  En el país se puede encontrar  tecnología de punta referente a video vigilancia, “no tenemos que envidiarle a ningún país de la región, pues cada vez más los gobernantes, empresarios y hasta los padres de familia se dan cuenta de la necesidad de tener vigiladas las calles e instituciones, las empresa y los hogares en general”.

Aunque los sistemas de CCTV son utilizados para la protección de bienes de todo tipo de empresas e industrias, también aportan a en el seguimiento productivo, por ejemplo, para corregir procesos, y en general para aumentar la productividad de las empresas. Además en los hogares se usa mucho, no tanto para prevenir la delincuencia sino para detectar algún tipo de anomalía en el hogar, siempre cuidando no invadir la privacidad de las personas.

Los sistemas de CCTV se asemejan  mucho a los sistemas de televisión convencional pero su cobertura y recursos utilizados están en función de la extensión y espacio que se vigilará. Un circuito puede estar conformado por dos cámaras de vigilancia, monitores de video y un sistema de grabación con una conexión en red.

Alva indica que actualmente según la aplicación se puede configurar sistemas completos de CCTV sin utilizar incluso grabadores pero lo más importante en un sistema son las cámaras.

Al referirse a las cámaras señala que  han evolucionado a grandes pasos, el funcionamiento de tecnología, constantemente están cambiando y mejorando, cada  marca innova y mejora la calidad de grabación de la información para reproducirlos como videos.

Antes existía solo el CCTV analógico y era utilizado en su mayoría por bancos o empresas grandes aunque al inicio eran costosas luego los precios bajaron debido a que se introdujeron cámaras de HD y recientemente, las cámaras IP que se instalan sobre una red de cómputo y proveen una mejor resolución. “Ahora se dispone de cámaras de alta resolución a costos accesibles para cualquier empresa o persona”, dice Alva.

Gracias por Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *