La biblioteca Hernán Malo renueva sus espacios e implementa tecnología

Gracias por Compartir

El proyecto de una moderna Biblioteca en la Universidad del Azuay empezó en el 2018 con la construcción de 728 metros cuadrados de un edificio moderno con capacidad para  200 puestos de estudio distribuidos en salas de trabajos individuales, grupales y salas generales. 

Desde febrero del 2019, la biblioteca Hernán Malo  cambió los procedimientos de servicio al usuario no solo porque se adecuó a un nuevo espacio físico sino además porque implementó nueva tecnología. 

En las nuevas instalaciones donde funciona la biblioteca se clasificaron en una estantería abierta los 18 mil ejemplares de libros, revistas, tesis bajo la nomenclatura internacional Dewey. El Departamento de IT tuvo una participación activa para implementar y proveer de soluciones para el control de inventario e implementación de software para la base de datos existente y la implementación de la infraestructura necesaria para habilitar servicios. 

Los sistemas de control de libros y textos de la biblioteca cuentan con tecnología  de RFID UHF, y bandas electromagnéticas en cada ejemplar.  Para levantamiento de inventario, se emplea un software de lectura con un hand held RFID UHF que conecta de manera automática con la base de datos disponible en la Universidad del Azuay de manera que la consolidación del inventario es inmediata.  

Paola Merchán, coordinadora de bibliotecas de la Universidad del Azuay,  menciona que una de las principales ventajas del sistema RFDI es la búsqueda y localización efectiva de los ejemplares.  Al tratarse de una biblioteca con un sistema de estantería abierta, los usuarios toman los libros y otros materiales de consulta y no los devuelven de manera correcta, con el lector la localización es rápida y efectiva. 

Además, en la biblioteca Hernán Malo  trabajan con dos bases de datos en paralelo, una que permite el ingreso de la información siguiendo los estándares de bibliotecas y el que se indexa al sistema de activos de la Universidad del Azuay. 

La red de conexión utilizada en biblioteca es abierta no han implementado un estándar de software para teleconferencias y disponen de servicios de Google Suite y el uso de Hangout 

Para entregar los nuevos servicios de la biblioteca  previamente definieron a los usuarios prioritarios  la comunidad universitaria, público en general pero además,  se consideró a las personas con discapacidad. Para ello,  no solo adaptaron la estructura física del edificio y de mobiliario sino que también incorporaron dispositivos como My Reader, un lector liviano que permite gracias a la inteligencia artificial  la captura de la imagen física y digital y automáticamente reproduce en palabras los textos.   

My Reader lee textos de forma  automática, se puede configurar en varios idiomas y velocidad de lectura.   

  

 

Gracias por Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *