La felicidad desde el comportamiento organizacional

Gracias por Compartir

Cuando escuchamos la palabra felicidad, o nos preguntan si somos felices, las respuestas giran alrededor básicamente de las vivencias del individuo y de lo que sucede en su interior en relación consigo mismo o hacia los demás. 

Coincidir con una sola definición es poco probable debido a corrientes asociadas a los logros materiales y al reconocimiento u otros actos que elogian el ego personal, mientras otras, enfatizan en el encuentro interno, en lo divino u otra manifestación inmaterial. Sea la tendencia que adoptamos como una medida de felicidad, la certidumbre es que existe un camino con un destino y mientras nos acerquemos al final hay que transitarlo desde un estado de consciencia donde lo que consideramos como felicidad esté presente. 

Con estos antecedentes, los líderes tienen la responsabilidad de combinar ambos “estados” para obtener resultados de sus equipos de trabajo sobre todo con el talento multi generacional motivando las capacidades de eficacia personal.

Desde la perspectiva de comportamiento organizacional considerar desde su “ser” al individuo y trabajar en su interior, con él y con los otros de modo que fomente la colaboración con los demás. 

La generación “Y” está determinando cambios organizacionales en el ambiente laboral debido a que los milenials buscan un balance entre la vida personal y el trabajo.  No es una prioridad la perpetuación en un mismo lugar de trabajo, pero sí tienen la necesidad de estar en ambientes laborales donde existan espacios lúdicos, zonas de recreación, entre otros y sobre todo que la dirección tome en cuenta sus emociones, sentimientos, pertenencia y el bienestar personal. Para esta nueva generación es vital un ambiente donde sientan confianza, y sean valorados y orgullosos de lo que realizan, aporten a la promesa de valor de la empresa, disfruten y solventen situaciones con sus colegas. 

 

Para la generación y es vital trabajar en un ambiente donde sientan confianza, sean valorados y estén orgullosos de lo que realizan.

Con los talentos generacionales y la transformación digital de las organizaciones el relacionamiento de tecnología con otras áreas de negocios es imperativo. El domino de las habilidades técnicas (algoritmos, sistemas, datos) no son suficientes para establecer vínculos personales y profesionales. De manera que crear ambientes laborales óptimos, requiere que los líderes de IT concentren sus esfuerzos en el bienestar de los colaboradores y desarrollar una mejor interacción para desarrollar y llevar a la ejecución nuevas formas de negocios con beneficios económicos, sociales y ambientales que trasciendan el ecosistema empresarial hacia la sociedad. 

En definitiva, la felicidad tiene que ver con el compromiso de cada individuo y su disposición a generar una interacción funcional  con el medio y sus integrantes poniendo algunos ingredientes necesarios como empatía y colaboración en cada actividad organizacional, personal y profesional. 

 

Gracias por Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *