La humanización de las organizaciones explora los valores individuales

Gracias por Compartir

Humanizar la gerencia es una tendencia de gestión de talento que implica el uso de valores propios del ser humano que lo distinguen como un ser de conciencia y voluntad.   Para Víctor Hugo Ramírez, socio principal de Great People Consulting, los grados de conciencia están asociados a los valores, pensamientos y emociones humanas; de modo que las organizaciones trabajan en estos aspectos para desarrollar un grado de comprensión sobre el comportamiento y conducta humana que promuevan acciones que generen valor y bienestar individual y social. 

La felicidad es un concepto amplio, subjetivo y relativo; sin embargo, Ramírez plantea que el bienestar puede definirse en tres grandes estadios absolutamente vinculados entre sí: social, organizacional e individual, por lo que se requiere un modelo de gestión gerencial de carácter integral, que promueva el desarrollo de la conciencia para liberar satisfacción y plenitud colectiva e individual en los distintos ámbitos del ser humano. 

En el ámbito organizacional, el objetivo es generar valor a los mercados, a través de estrategias de negocios y de gestión humana que permitan generar satisfacción y bienestar en los miembros del equipo (clima y cultura organizacional) a través de filosofías, herramientas y procesos que potencian el desarrollo y la conciencia humana, los mismos que generan comportamientos excepcionales. 

Ramírez sostiene que las organizaciones buscan además del bienestar individual y social, cumplir con un objetivo de perdurabilidad.  Humanizar las organizaciones a través de una transformación cultural basada en valores, posibilita que una empresa se convierta en una marca empleadora aspiracional, por lo que vincula a los mejores talentos.  

Las organizaciones tienen sus propias metas y las personas también; entonces lo que hay que hacer es tender puentes y ser parte del proceso de crecimiento y desarrollo personal y profesional del colaborador; de esta manera, las personas se quedarán en las organizaciones que les permitan alcanzar sus objetivos en los diferentes ámbitos de la vida.  Esta combinación entre los objetivos empresariales e individuales, crean un entorno de bienestar que bien puede llamarse felicidad, dice Ramírez. 

Para ejecutar un proceso de transformación cultural es necesario contar con la suficiente determinación y valentía, ya que como su nombre lo explica, es un proceso radical de cambio en las bases de actuación y comportamiento humano de la organización, ya que los valores se deben vivir minuto a minuto por cada miembro de la empresa. 

Los programas de transformación empiezan con una redefinición del Plan estratégico de negocios, atraviesa a los objetivos, estrategia, estructura, competencias, comportamientos, hasta llegar a los valores organizaciones, los mismos que determinan los principios de actuación de la empresa. 

Finalmente, Ramírez menciona con el propósito de promover y desarrollar una nueva cultura organizacional se debe realizar actividades de formación, de igual manera, se identifican a los promotores del cambio, quienes se convierten en agentes activos para la consolidación de los programas de transformación cultural, permitiendo así llegar a toda la esfera corporativa. 

Gracias por Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *