Turismo y tecnología, compañeros inseparables de viaje

Gracias por Compartir

El sector turístico mundial ha alcanzado un tamaño y un impulso sin precedentes. De la mano de la tecnología los hoteles, cruceros, restaurantes, parques de diversión, pueden encontrar a un viajero del otro lado del mundo y conocer todas sus experiencias que van más allá de la fotografía de recuerdo.

El informe de Deloitte global ‘Travel and hospitality industry outlook” revisa los principales impactos de la tecnología en este mercado que supone más del 10% del PIB mundial:

Todavía tiene un largo camino por recorrer. En la actualidad, la inteligencia artificial es el poder que está detrás de multitud de plataformas: desde crear asistentes virtuales más inteligentes, hasta nuevas técnicas en torno a big data. El Machine Learning ya está ayudando a los players del sector turístico a dar sentido a los datos y a conectarlos y alinearlos con el negocio, incluyendo fotos, vídeos y social networks.

 

Asientos de avión que miden la ansiedad del pasajero o su temperatura corporal, todas estas experiencias serán posibles en el futuro gracias al Internet de las Cosas (IoT por sus siglas en inglés). Sin embargo, el elevado coste sigue siendo una barrera, al igual que los problemas relacionados con la ciberseguridad.

 

En 2018 una cadena de hoteles instaló en las habitaciones de sus alojamientos asistentes de Inteligencia Artificial. Sin embargo, todavía es muy complicado el procesamiento del lenguaje natural, pero pronto será posible.

 

 

Las empresas de viajes deben abordar la automatización a partir de una reinversión desde la perspectiva del talento en lugar desde el punto de vista de un reemplazo.  

 

 

 Ayudará a las empresas turísticas a ajustar los modelos de negocio.

Y sin duda las redes sociales, foros, blogs o portales especializados se configuran como el principal canal a través del cual el viajero decide el destino a conocer y comparte sus experiencias. Si no lo sube a la red, no lo vivió.

Los nuevos turistas y viajeros esperan, por ejemplo, poder reservar -a través de su móvil- entradas de museos, bajarse una aplicación con los mapas y horarios del transporte público y disponer de información completa de su destino en tiempo real. Pero esto demanda inversión, cambio de mentalidad y mejoras en varios tipos de infraestructura.

Ese es el reto para países como Ecuador, que, a pesar de tener un capital natural incomparable, aún tiene mucho por aprovechar de las bondades de la tecnología. 

Aplicaciones con información tipo Smart cities, conexión a internet en lugares públicos, apertura comercial a las nuevas plataformas de hospedaje y movilidad, entre otros, son básicos hoy por hoy cuando los turistas son cada vez más jóvenes, exigentes y la tecnología juega un papel irremplazable.

Gracias por Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *